3,2,1...¿Procrastinar?

3,2,1…¿Procrastinar?

¿Procrastinar? Menudo palabro! Y menuda práctica.

Etimológicamente el término indica “estar a favor del día de mañana”. Y eso quiere decir, ni más ni menos, que existen ciertas tareas para las que parece que no encontramos nunca el momento adecuado para acometerlas, bien por miedo o bien por pereza. No importa que a menudo sean tareas importantes, decisivas, proyectos para convocatorias cuyo plazo se va acabando… En el día a día solemos preferir las tareas placenteras, divertidas, quizás aquellas que nos exigen poco… ¿pero estas son las que nos pueden aportar cambios importantes?

Si hay un refrán español que reza “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” existe un proverbio inglés que dice algo así como “si empiezas el día tragándote una rana viva, el resto del día te parecerá mejor”. Vamos, que cuanto antes acometamos esa tarea mucho mejor ¿o acaso no resulta agotador tener que apuntar todos lo días en nuestra agenda que hay que acabar ese proyecto, hacer esa evaluación, o llamar a esa persona…?

Os dejo con la reflexión y con una viñeta humorística.

Espero tu comentario.

Hasta pronto en apúntate una!

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter