3 juegos para trabajar la igualdad

3 juegos para trabajar la igualdad

Imagen: cartel editado en 2011 por la ONG Acción en Red con motivo del 8 de Marzo: Día de las Mujeres

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de las Mujeres. Con tal motivo cada año por estas fechas se organizan multitud de actividades para sensibilizar, entre otras cuestiones, por la igualdad entre mujeres y hombres. Desde la Asociación Cultural La Dinamitadora queremos contribuir a dicha celebración reivindicativa animando a participar en los actos programados en cualquier ciudad y país, y también proponiendo 3 juegos o técnicas grupales, como queramos llamarlo, que puedan servir para la dinamización sociocultural de niñas, niños, jóvenes y adultos en pos de una sociedad más justa e igualitaria.

El primer juego lo vamos a llamar “La cesta de la igualdad”. Se trata de una adaptación del juego de distensión “Cesta de frutas” que podemos encontrar en el libro “La alternativa del juego-1. Juegos y dinámicas de educación para la paz” Editado por Los Libros de La Catarata. Por nuestra experiencia, podemos afirmar que se puede jugar desde edades bien tempranas. Sentamos en círculo a quienes participen  (si hay sillas, habrá una silla menos que participantes, y si no, se pueden sentar en el suelo) y se pregunta por palabras sinónimas de igualdad (dependiendo de la edad nos dirán unas palabras u otras). Seleccionamos 4 y adjudicamos, por orden, una a cada participante. Quien dinamiza el juego comienza sin silla o sin sitio y se coloca de pie en el centro del círculo y dirá bien fuerte 2 palabras de las 4. Quien “tenga” esas palabras tiene que cambiar de sitio, momento que aprovecha quien está de pie para sentarse. Quien se queda sin silla o la última persona para sentarse en el suelo pasa a la posición central y le toca decir 2 palabras. Un poco más adelante se introduce la variante de gritar “¡igualdad!” y entonces todo el mundo cambia de sitio.

El segundo juego lo titulamos “A favor/en contra” y aquí puede participar un grupo más numeroso que en el juego anterior. También es una adaptación de uno de los juegos del libro citado anteriormente, en este caso el denominado “Barómetro de valores”. Consiste en que las personas que participan deben pronunciarse a favor o en contra  de unas determinadas afirmaciones, situándose para ello a un lado o a otro del espacio del que dispongamos (puede ser un aula, un pasillo o ¡una plaza!). A modo de ejemplo, proponemos afirmaciones que podemos trabajar con niños y niñas de educación primaria:

– Todos los seres humanos nacen iguales en dignidad y derechos
– Desde que nacemos a los niños hay que vestirlos de azul y a las niñas de rosa
– Las tareas domésticas (limpiar, planchar, cocinar…) son cosa tanto de hombres como de mujeres
– Tanto mujeres como hombres podemos jugar al fútbol
– Tanto hombres como mujeres podemos practicar ballet
– Insultar o reírse de otra persona no son malos tratos
– Tanto hombres como mujeres podemos cuidar de nuestros seres queridos
– La igualdad nos hace ser más felices a todas las personas

Una vez que se han posicionado a un lado o a otro, se pregunta a una persona de cada lado por qué está a favor o en contra y se permite que de nuevo se posicionen el total de participantes. Dependiendo tanto del espacio como del número de participantes nos extenderemos más en la evaluación.

El tercer juego es también una adaptación, en este caso de la dinámica conocida como “El espía sideral” o “El marciano”. Hay que señalar que esta técnica es una de las que se trabajan en el Itinerario de Educación para la Participación de la Red Creando Futuro. Hay varias posibilidades de llevar a cabo esta dinámica. Para hacerlo de forma resumida, vamos a tratar de explicar cómo la hemos puesto en práctica (puntualizamos que la misma técnica sirve para trabajar temáticas distintas). El juego tiene tres partes: una individual, otra de pequeño grupo y una tercera de gran grupo. En la primera se plantea a quienes participan que son espías siderales de misión especial en el planeta Tierra y que tienen que elaborar un informe donde digan, en este caso, qué caracteriza a hombres y qué a mujeres (cómo son, cómo se comportan, cómo sienten, si existen diferencias y por qué, si hay ámbitos de igualdad/desigualdad, si pasa lo mismo en todas las culturas…). Una vez que han hecho el informe-redacción (aproximadamente de 20 a 30 minutos) se pasa a trabajar en pequeños grupos, donde a partir de los informes individuales tienen que elaborar conjuntamente un retrato robot de mujeres y hombres y de las relaciones en sociedad (puede ser en forma de cómic, por ejemplo). A continuación se pasa a trabajar en gran grupo donde habrá una puesta en común, pasando al debate. Es importante que quien dinamice este juego lo haga con perspectiva de género, clarificando qué aspectos están relacionados con el sexo y cuáles con el género e incidiendo en aspectos como el origen de las desigualdades y cómo se pueden eliminar mediante la voluntad de todos y todas. Por último, hay que dedicar un tiempo a la evaluación de la dinámica: cómo nos hemos sentido, si alguien ha tratado de imponer sus opiniones, reflexionar sobre los roles, estereotipos, etc. Consideramos que es muy importante resaltar una idea en positivo: la igualdad es cosa de toda la sociedad (hombres y mujeres) y que, por tanto, con la igualdad gana toda la sociedad.

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter