Búhos y cuervos... un juego de educación medioambiental

Búhos y cuervos… un juego de educación medioambiental

El 5 de junio es el Día del Medio Ambiente y desde apúntate una os proponemos un juego de educación medioambiental para realizar con grupos-clase (de 20 a 50 personas). NO se necesita material, tan sólo un espacio donde poder marcar unas líneas (puede ser un camino de tierra) y llevar preparada una pequeña lista.
¿Y cómo se juega? Veámoslo.
En primer lugar, dibujamos sobre el terreno dos líneas centrales (en la imagen en negro) separadas entre sí unos 2 metros. Y un poco más lejos dibujamos otras dos líneas (en la imagen en rojo). Como se ve en la imagen, un campo es el de los cuervos (y tras la línea roja, “su casa” donde están a salvo) y el otro campo será el de los búhos, con su respectiva “casa”.
A continuación, se divide al gran grupo en 2: unos serán los búhos y otros serán los cuervos. El pertenecer a uno u a otro no es para siempre. Tras cada “jugada” se puede cambiar de bando, aunque no de forma voluntaria.
Previamente habremos elaborado una lista con afirmaciones de carácter medioambiental (más abajo os pongo un ejemplo). Se explica al grupo que se van a ir diciendo afirmaciones, si consideran que es una afirmación verdadera los cuervos deberán ir a refugiarse a su casa y los búhos saldrán a perseguir a los cuervos. A aquellos a los que “pillen” se convertirán en búhos. Evidentemente, los búhos no pueden entrar en la casa de los cuervos. Y al contrario si consideran que la afirmación es falsa. En este caso serán los cuervos quienes persigan a los búhos. Tras refugiarse o “ser pillados” cada equipo vuelve a la posición inicial que es cada subgrupo detrás de las líneas negras (según la imagen). Entonces es el momento de comentar la afirmación y dar la respuesta correcta por parte de quien dirige el juego. Aunque “los pillados” ya pasan a formar parte de su nuevo equipo. ¡Podemos estar jugando todo el rato que se quiera! El número y composición de cada subgrupo irá variando tras cada afirmación. Si tras una “jugada” los equipos se quedan muy descompensados o prácticamente todas las personas participantes en uno de ello, podemos comenzar de nuevo.
Os pongo algunos ejemplos de afirmaciones.
Yo siempre comienzo con una afirmación engañosa y casi nunca falla, ¡siempre se equivocan! Es la siguiente: “el sol gira alrededor de la tierra”. Menudo lío se forman. A veces se dan cuenta del error a mitad del camino y rectifican… Es muy divertido. Y de paso les hablamos de Nicolás Copérnico.
Dependiendo del nivel educativo de nuestro grupo, las afirmaciones serán más o menos difíciles:
– “el efecto invernadero” es bueno para plantar tomates (FALSO, lógicamente);
– “el musgo en los árboles nos indica el norte” (VERDADERO);
– “el ámbito del desarrollo sostenible se puede dividir en ecológico, económico y social” (VERDADERO);
– “las 3 R de la ecología son: reciclar, reducir y retirarse a tiempo” (¡FALSO!: reciclar, reducir y reutilizar).
Y así podemos elaborar nuestra lista, con más o menos humor.
¿Que tenemos programada una jornada en la naturaleza? Pues este juego es ideal para pasar un buen rato y de paso concienciar medioambientalmente.
Espero que esta técnica te sea de utilidad. No olvides dejarme  tu comentario. Y si te ha gustado compártelo con las personas que te siguen y confían en la información que publicas en las redes sociales.
Hasta pronto en apúntateuna!

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter