Empoderamiento

Empoderamiento

El otro día el tema de la entrada versaba sobre la dimensión espiritual del feminismo, hoy la propuesta es sobre el empoderamiento de las mujeres, y no encuentro mejor manera de explicar lo que es el empoderamiento que las palabras sencillas y directas de Marcela Lagarde: “Facultarse, Habilitarse, Autorizarse”, es decir, se trata del proceso a través del cual cada mujer se faculta, se habilita y se autoriza a sí misma. Es un proceso de crecimiento personal feminista en el que deconstruimos las creencias y los aprendizajes de género del sistema patriarcal donde hemos sido educadas, para aprender y construir, crear una nueva forma de ser, de pensar, de sentir, de actuar, de ser mujeres y que nuestras relaciones en todos los ámbitos sean recíprocas y de paridad.

Se trata por tanto de adueñarnos de nuestra vida, ser las protagonistas de ella, de adueñarnos de nuestro proyecto vital, que no se diseñe nuestra vida sin contar con nosotras porque en ese caso, ¿dónde estaría la igualdad?

Empoderarse es deconstruir el modelo de relaciones jerárquicas, los roles y estereotipos, la misoginia, el “deber ser”, el modelo de amor fusión, la sexualidad, es reflexionar sobre cómo hemos aprendido a gestionar nuestro tiempo y revisar esas creencias que nos limitan: la culpa, el “yo no puedo”, el egoísmo, el “ser buena”, el agradar…

Se trata de negociar y hacer un pacto con una misma, para después poder negociar con nuestro entorno.

¿Por dónde empezamos? Marcela Lagarde publicó en su momento una guía útil y sencilla que os podéis descargar aquí para echarle un vistazo, compartirla, usarla con asociaciones de mujeres y por qué no, con nosotras mismas.

Esperamos que sea útil y nos vemos proximamente aquí, en apúntate una!!

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter