Combatir la LGTBfobia en jóvenes

Combatir la LGTBfobia en jóvenes

Imagen: cartel de la Plataforma IDAHOT recogido de la página web de la FELGTB.

El próximo 17 de mayo es el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia (IDAHOT en sus siglas en inglés, International Day Against Homophobia and Transphobia) en conmemoración de la eliminación por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud) de la homofobia de la lista de enfermedades mentales, lo cual sucedió en 1990 si bien hasta 2005 no se empezaron a realizar actividades con tal motivo. Lamentablemente, a día de hoy existen numerosos países que criminalizan la homosexualidad e incluso la castigan con la pena de muerte. Desde la Asociación Cultural La Dinamitadora nos queremos sumar a las actividades reivindicativas y de denuncia que se organizan mundialmente y lo hacemos gracias al libro “Herramientas para combatir el bullying homofóbico” de Raquel Platero Méndez y Emilio Gómez Ceto, TALASA Ediciones, Madrid 2007. Tal y como reza la contraportada del mismo, “en sus páginas se muestran aquellas actitudes y contenidos que permiten a profesionales de la enseñanza y la educación, madres y padres, enfrentarse a la invisibilidad y permisividad ante la discriminación homofóbica”. Resulta, por tanto, un libro bastante necesario para quienes trabajamos con personas jóvenes desde diferentes ámbitos.

En la presentación de su obra, Raquel y Emilio destacan los objetivos que pretenden alcanzar:

– Ofrecer conocimientos adaptados y actuales a jóvenes y adultos sobre la sexualidad humana, y dentro de ésta, la realidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

– Facilitar cambios en las actitudes para un abordaje positivo de la sexualidad y de la diversidad sexual.

– Mostrar un marco conceptual que sea congruente con los contenidos didácticos y formativos que comprende la educación formal y no formal.

– Facilitar una propuesta de actividades concretas para realizar tanto en el aula como en espacios no formales, adaptándolas a necesidades y contextos.

– Contribuir a un marco educativo más amplio de fomento de valores como el respeto, la solidaridad y la libertad, que implica reconocer la ética de las relaciones interpersonales y el desarrollo de habilidades para enfrentarse a los riesgos asociados no sólo a la sexualidad sino a todas las posibles diferencias.

A lo largo de la obra referida, y tal como hemos comentado, se nos presentan diferentes herramientas para combatir la LGTBfobia como:

– videoforum (películas como C.R.A.Z.Y., Aimée y Jaguar);

– técnicas de juego y dinámicas grupales (por ejemplo, “barómetro de valores” del que podéis ver una variante en nuestra entrada “3 juegos para trabajar la igualdad“);

– análisis de textos y artículos periodísticos (como “La carta de Josep” o el artículo “Bifobia” de Lucía Etxebarría);

– audiciones musicales (canciones de los grupos Mecano y Alaska y Dinarama).

En fin, distintas experiencias que pueden ser enriquecidas con otras de propia cosecha o realizadas por distintas organizaciones (por ejemplo, los pasados 10 al 12 de octubre de 2014, la FELGTB – Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales – organizó las XIII jornadas jóvenes sin armarios.

Para finalizar, señalamos los principales campos de batalla sobre los derechos de las personas lgtb, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (2005) y citados en el libro de TALASA Ediciones:

– Derecho a la vida, ya que existe pena de muerte para las personas lgtb en distintas partes del mundo.

– Derecho a no sufrir tortura, trato cruel, inhumano o degradante por parte de las autoridades o fuerzas de seguridad, como práctica común en muchos países.

– Derecho a la libertad de movimiento a las parejas de personas lgtb con nacionalidades distintas, porque no se reconoce la relación y el vínculo entre personas del mismo sexo.

– Derecho a la intimidad, por la existencia de leyes de sodomía que pueden aplicarse a personas lgtb aunque sus prácticas se realicen en la intimidad.

– Derecho a la libertad de expresión, manifestación, reunión y asociación.

– Derecho a formar una familia, porque no se reconocen a familias de parejas homosexuales.

– Derecho a la práctica religiosa, ya que algunas confesiones e iglesias descalifican y excluyen a personas lgtb.

– Derecho al trabajo: existen muchas formas de discriminación directa e indirecta a las personas lgtb, al no cumplir con las normas de género tradicionales, y ser víctima de prejuicios y estereotipos.

– Derecho a un proceso justo, ya que las Administraciones y jueces pueden actuar de forma prejuiciosa y estereotipada.

– Derecho a la salud física y mental: las diversas formas de homofobia tienen un impacto directo sobre la salud psicosocial de las personas lgtb, además del desconocimiento y falta de actuación de los sistemas sanitarios ante las experiencias y demandas de las personas lgtb. En algunos países la orientación sexual es causa de tratamiento psiquiátrico en instituciones mentales.

– Derecho a la educación: las personas lgtb no pueden disfrutar plenamente de su educación en entornos inseguros y llenos de prejuicios por parte de alumnado y docencia.

Esperamos tus comentarios y experiencias.

 

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter