AWKAN, haciendo hablar al silencio

AWKAN, haciendo hablar al silencio

Reproducimos a continuación la recensión de AWKAN. HACIENDO HABLAR AL SILENCIO. REINCIDENTES, 2015. (libro+dvd+2cd) (200 pp.) escrita por el antropólogo Félix Talego.

PALABRAS, IMÁGENES Y MÚSICA PARA LA INSUMISIÓN

El libro

Awkan (palabra mapuche que significa rebeldía) es más que un libro, porque es ensayo, es literatura y es música. La autoría la comparten los integrantes del grupo andaluz Reincidentes y el antropólogo Ángel del Río. Contiene el DVD del concierto de Reincidentes en Buenos Aires en mayo de 2015, acompañados por otros músicos del Cono Sur, un CD del mismo concierto, que incluye temas extra, y un segundo CD con seis canciones nuevas grabadas en estudio. El soporte del libro es de enorme calidad, por el papel empleado, la calidad de las fotos y su combinación y montaje, por lo cuidado de la impresión. Las fotos, por sí mismas, representan ya un discurso, pues se van combinando imágenes de conciertos del grupo, de sus integrantes, intercalando motivos que aluden a las luchas y a las causas a las que Reincidentes ha ido poniendo voz y música. Hay muchas reproducciones de carteles y sobre todo de pintadas y grafitis que trasladan al lector a la geografía, al tiempo, incluso a la estética y el tono. Es un trabajo portentoso el de Kiko Romero en diseño y maquetación, que ha colado en el lugar adecuado la imagen o el motivo gráfico preciso. De manera que rectifico: he dicho antes que el libro tiene palabra y tiene música. No, tiene también imagen y coloración.

La palabra

La palabra es la aportación, fundamental, de Ángel del Río. Del amplio repertorio de temas del grupo, ha escogido algunos de entre los más emblemáticos y de cada uno escribe un pequeño ensayo. Suman doce ensayos, que constituyen la armadura del libro, pues a cada uno de ellos se avienen las imágenes que Kiko ha ido seleccionando y las reflexiones de unos u otros integrantes del grupo. La misma estructura se repite para cada ensayo: el texto de Ángel del Río, imágenes alusivas y las palabras de integrantes del grupo, reflexiones personales e íntimas unas veces, políticas otras.

Los temas son muy variados, pero todos ellos versan sobre distintas secuelas que la injusticia instalada va dejando, desde Andalucía al resto del mundo, o sobre las siempre renacientes ansias de libertad de los pueblos. El primero, Aprendiendo a luchar,  es, no obstante, la excepción, pues es una semblanza de Reincidentes en su trayectoria de casi treinta años. Después se suceden el genocidio perpetrado por la dictadura franquista y la lucha de las personas represaliadas y sus familiares por el reconocimiento de sus derechos, asunto irresuelto que lastra la legitimidad del régimen monárquico español (La cuneta del olvido); el machismo que no cesa, con su reguero de desprecio, oprobio y mil formas de violencia sobre las mujeres y sobre el resto de personas con sexualidad “desviada” según los cánones del patriarcado (Ay, Dolores); las secuelas de más de 150 años de imperialismo occidental sobre Oriente Próximo, con particular atención a la vulneración de los derechos del pueblo palestino (Yahvé se esconde entre las piedras); la violencia insensible y brutal contra los animales que preside la llamada “fiesta nacional” y se despliega en otras fiestas (Grana y oro); las luchas populares y anti-oligárquicas en Latinoamérica, desde el guevarismo al levantamiento zapatista, pasando por el grandioso testimonio de dignidad humana de las Madres de la Plaza de Mayo (Latinoamérica); la puta iglesia y su imponente catedral de dogma y cinismo (Rip Rap, cucaracha blanca); la causa del pueblo saharaui frente al expansionismo marroquí y la dejación cómplice del Estado español y la comunidad internacional (Sahara adelante); la empresa necrófila del fascismo y su culminación en el sistema concentracionario nazi (nazis nunca más); la frivolización y manipulación de los símbolos de Andalucía (Andalucía la que divierte); el potencial impugnador y emancipatorio de la tradición republicana en España (La republicana). Y como remate, el 15-M, la última, por ahora, expresión del republicanismo insumiso (Al asalto).

Quiero subrayar con énfasis el acierto que representan todos y cada uno de los ensayos que reúne Ángel del Río en el libro: por el equilibrio que logran entre rigor, precisión conceptual, ingenio en la síntesis y estilo ameno. Cada uno, todos, constituyen valiosos instrumentos de pedagogía. Y diría más: todos en cierta medida, pero algunos en particular, son lapidarios, porque atinan en compendiar las perspectivas de análisis más solventes que sobre ellos se han escrito.

La música y la palabra

Los temas que aborda Ángel son canciones de Reincidentes. Pero una canción no es un ensayo, y el quehacer de Reincidentes no es intelectual. Los textos de Ángel pertenecen a la lógica de lo discursivo, de contenidos racionales; las canciones de Reincidentes son otra cosa, son música, y apelan a lo estético y lo afectivo, a lo que, sugestionando, emocionando, crea vínculos, modos de ser, identidad.

Recomiendo leer los ensayos del libro escuchando las canciones, alternativamente. Comprobarán cómo se nutren mutuamente palabra y música, música y palabra. La música vivifica las palabras, les pone alma. En el caso de Reincidentes, sobre todo rabia, mordacidad y fuerza.

Escuchar estos discos, y, mucho más, contagiarse de la atmósfera que crean en sus conciertos, ha venido siendo para much@s, a un tiempo, experiencia estética, vivencia extática de fusión identitaria, acicate para profundizar en las causas de la injusticia y estímulo para el compromiso político.

En fin, un libro insumiso y música insumisa que nos incita a la insumisión. Necesaria hoy como siempre, pero más, porque es nuestro tiempo y nuestra responsabilidad. Resultado esperable, pues sus autores comenzaron de insumisos a la mili kk, y ahí siguen, reincidiendo, erre que erre.

FÉLIX TALEGO. Profesor de Antropología de la Universidad de Sevilla.

Puedes entrar en la web de Reincidentes desde aquí http://www.reincidentes-sca.es/awkan/

Comparte enShare on FacebookTweet about this on Twitter